Eventos y selección natural

Parece que fue ayer cuando todos íbamos a la carrera en nuestro día a día a día frenético lleno de eventos y reuniones, sin tiempo de gestionar ni las propias agendas. En apenas unas semanas, el COVID-19 nos ha hecho parar en seco y chocar contra un muro hecho de planes interrumpidos y eventos cancelados.

El crecimiento del sector MICE se ha detenido abruptamente en esta guerra donde el enemigo común es un virus invisible, un bicho que ha cambiado todas las reglas del juego. Hemos dejado de pensar en la tecnología audiovisual, la logística y el ROI de los eventos, para preocuparnos por nuestras necesidades más primarias, como la salud, la seguridad y el futuro.

En esta situación en la que nada parece real, nos sentimos extraños, vulnerables y aislados; pero ahora más que nunca, y como los ratoncillos del libro ¿Quién se ha llevado mi queso?, tenemos que elegir entre lamentarnos, o ponernos las zapatillas de correr para buscar soluciones ante los enormes cambios y retos que tendremos que afrontar a medio plazo.

En medio de esta incertidumbre lo único que parece claro es que nos defenderemos mejor unidos. Ahora es el momento ideal para desarrollar proyectos asociativos y tener muy presente aquello de renovarse o morir. Participar en las asociaciones, reflexionar juntos y crear comunidad es clave para encontrar soluciones a las necesidades comunes.

Este es el momento ideal para la comunicación y las reuniones, aunque tengan que ser virtuales. Aprovechemos esta oportunidad de oro para llegar preparados a línea de salida, rápidos y ágiles cuando podamos volver a organizar eventos presenciales.

¿Estás interesado en hacer un evento virtual?

Te recomendamos…