Feliz Navidad

Esta Navidad, en Bmotion nos sentimos un poco Rudolph

Érase una vez un reno llamado Rudolph que, por haber nacido con una brillante y enorme nariz roja, era el más pequeño entre sus compañeros, los 8 renos que tiraban del trineo mágico de Papá Noel. Los renos, al ver su brillante y enorme nariz roja brillando en la oscuridad, le ponían apodos, le hacían sentir diferente y se reían de él. Como era demasiado pequeño para tirar del trineo y no podía soportar sus burlas, Rudolph, entristecido, se separó del grupo huyó de su casa.

El aislamiento fue una época muy difícil para el pequeño reno, pero pasó el tiempo, y Rudolph creció. Una noche, al acercarse la Navidad, Papá Noel ya tenía todo preparado para salir con su trineo. De repente, se desató una tremenda tormenta de nieve, el cielo se oscureció y toda la tierra se cubrió de una densa niebla. Papá Noel intentó ponerse en marcha y avanzar, pero estaba todo tan oscuro que no conseguía ver el camino y no pudo salir.

Atrapado y sin saber dónde ir, Papá Noel se preocupó muchísimo: ¿Cómo lograrían hacer volar el trineo con esa niebla que le impedía encontrar el camino? ¿Cómo llegarían hasta los niños y les dejarían los regalos a tiempo?  Entonces, vio a lo lejos una luz roja y brillante y empezó a seguirla con su trineo, acercándose más y más, hasta que pudo distinguir una silueta en la oscuridad, ¡era Rudolph!

Papá Noel pidió a Rudolph que iluminara el camino a través de la espesa niebla, y Rudolph, loco de alegría, se puso al frente del trineo, mientras su brillante nariz roja les guiaba para no salirse de la ruta. Liderados por el valiente Rudolph, sus compañeros hacían todo lo posible para volar aún más rápido y llegar a tiempo, a pesar de la tormenta, para entregar los juguetes en las casas de todos los niños del mundo.

Y fue así como, a pesar de todas las dificultades, Papá Noel consiguió entregar todos los regalos en la noche de Navidad, gracias al esfuerzo de todo su equipo de renos, y la magia de Rudolph. Sin su nariz roja en medio de aquella tormenta, los niños no hubieran podido tener sus juguetes a tiempo.

Deseamos que en estas fechas esa luz roja y brillante de la Navidad ilumine vuestros corazones.

El equipo Bmotion.

Entradas recomendadas